¿Quieres estar al tanto de las actualizaciones y nuevos relatos?

martes, 3 de mayo de 2016

A viva voz

-¿Por qué lo gritas?
-Porque es algo maravilloso. ¡Tiene que enterarse el mundo entero!
-Estás loca.
-¡Y soy feliz!

Carlos rió. Había sido tan repudiado, excluido y olvidado en el pasado que había aprendido a contentarse con esos gestos secretos de simpatía en los pasillos, pasajes y escondites. Sin embargo, qué bien le sentaba que alguien no se avergonzara de él, que sonriera con esa naturalidad y que fuera capaz de decir, a viva voz, que le quería.

-Gracias, Anna.

Pero ella ya estaba corriendo hacia el mar para luego huir de las olas que llegaban a la orilla.

-¿No vienes? -exclamó Anna.

Y entonces él, que nunca había alzado la voz...

-¡Adonde tú vayas, iré!

Y Anna, que había recibido más insultos que palabras amables a lo largo de su vida, se adentró en el agua, feliz de que alguien no sintiera miedo ni repudio hacia ella. Dichosa, porque había encontrado un amigo, un nuevo amigo, en alguien que ya conocía.

4 comentarios:

Ana Sopca dijo...

¡ME HA ENCANTADO!
Dice tanto...Cuando te hacen daño no confianzas en nadie, y ni te das cuenta de que hay personas a tu lado,sólo una mano amiga puede sacarte de ahí y de hacerte ver que es posible.

Toñi dijo...

Texto corto pero que dice mucho.
Debería ser tan fácil alabar, acompañar, felicitar por el esfuerzo de un trabajo o el logro de algún hecho de nuestra vida ... ¡de cualquier persona!, pero sin embargo que difícil es encontrar a alguien que lo haga. No se entiende que cueste tanto tender una mano a otra persona, supongo que es condición humana unida a una pésima educación.
María, como en cada uno de tus escritos siempre nos das una lección de humanidad. Tú y personas como tú hace que el mundo merezca la pena.
TKM.

Juan Pan dijo...

Lady Luna: Creo que has descrito mi historia, me siento totalmente identificado con los protagonistas. Gracias por compartir. Un beso

Víctor Morales dijo...

Hola, soy Víctor, el nuevo del foro. Qué bonito momento has descrito, la presencia del agua del mar me representa una limpieza de ese pasado turbulento de desprecios injustos que marcaron el alma, y al hacer limpieza aparecen personas con las que vincularse que también representan una reparación de ese pasado tortuoso y una promesa hacia el futuro.